jueves, 30 de abril de 2009

Hojas rojas

El otoño este año tardó algo en presentarse, con sus colores tibios augurando el inmenso frío que nos regalará. Desde mi ventana puedo observar los árboles comenzando a desnudarse, entregándonos un paisaje hermoso que nos hace pensar en la maravilla de su vida. Tras un largo y caluroso verano el viento se hace cada vez más penetrante.




Volviendo de un corto viaje fuera de Santiago, miré por la ventana los viñedos pintados de rojo, cual ejército se presentaban imponentes y preciosos, podía sentirlos marchando ordenadamente por el valle. El recogimiento que me hicieron sentir, me hizo olvidar mi desprecio por el frío, fue un remezón de cordura, una bofetada en el rostro que me hizo pensar que debía disfrutar la escena y dejar de aborrecerlo, me habló al oído tiernamente, con su halo fresco, traspasó mis sentidos, cambió mi apreciación, revolucionó mi mente y mis huesos, los que duelen profundamente con el frío de su soplo.

Las pinceladas se impregnaron en mi retina, luego de cruzar un largo túnel que me volvía a la realidad citadina. En la ciudad es escasa la posibilidad de ver tan bello escenario, con la plenitud que regala la inmensidad de los valles.

6 comentarios:

Alatriste dijo...

Siempre hay melancolía en los otoños, por lo que intenta que no te alcance a ti. Me alegró muchísimo volver a saber de ti, amiga. Espero que estés muy bien y que la vida te sonría. Sin duda lo mereces. Un fuerte abrazo y cuídate.

decisiones para la vida dijo...

Mi querido Ramón:

Es cierto, la melancolía del otoño es innegable, pero no te preocupes es un estado temporal mientras logro acomodarme a esta estación. Afortunadamente, la vida está nuevamente sonriéndome, esperándome, abrazándome. Gracias a las palabras siempre alentadoras de mis queridos amigos, ciertamente las tuyas, he logrado salir a flote. Amigo lindo, tú también mereces abrazar la felicidad en tu vida, sé que pronto llegará esa mujer que te devuelva la ilusión en el amor.
Un beso gigante,

Mona

noelia dijo...

Es verdad, el otoño, siempre viene cogido de la mano de su amiga melancolía, pero también nos trae el sueño de una próxima primavera-verano.

un besote amiga

Clarita dijo...

Que tendrá el otoño!!A mí me llena de tristeza y a la vez de alegría!Triste me quedo al ver que ya acabó el verano, que vuelven los días tristes y lluviosos, las noches se comen parte de los días...
Pero una vez que entra el otoño, me siento feliz, me gustan los días lluviosos, las noches frías y cerradas...
Hay que aprender a ver lo bueno de todas las cosas y a poner sonrisas y alegría a todo lo que nos provoca tristezas, siempre que esté en nuestra mano! Porque, desgraciadamente, hay tristezas que ni la más enorme de las sonrisas, pueden convertir en alegrías!!
Espero que todas tus tristezas se conviertan en alegrías!!
Un besote enorme Mona, me encanta leerte de nuevo!!!
Feliz semanita!!

manu dijo...

me alegro que pienses en disfrutar el otoño y el posterior invierno. entiendo que la gente piensa que estas estaciones son crudas y tristes, pero yo creo que son estaciones muy agradables para crecer.

yo veo al verano como superfluo y al invierno como profundo...puedo estar equivocado!!!

bueno, sobre que me visites en el blog, no te preocupes...ni te preocupes!, quiero que sigas como estas y que sigas escribiendo....el resto puede esperar.

un beso enorme monita!

Jovimo dijo...

Hay otoños con aroma a tabaco y cafe... Hay otoños con pasion de primavera.
Besos.