lunes, 27 de abril de 2009

Mi auto-bienvenida

Llevo ya una semana incorporada, a media máquina, a mi querido trabajo, destinada a otra localidad de Santiago, más cerca de mi casa, que cumple con algunas característias que la hacen adorable. Estoy trabajando con dos compañeros que me entienden y no me presionan para nada. En un trabajo como el que desempeño eso es varolable y tranquilizador, debido a que después de 3 meses de licencia médica me ha costado recordar todos los temas que tenía a mi cargo.

Afortunadamente, de a poco mi mente empieza a aclararce y a desear estar con todos mis sentidos volcados en esta labor que me gusta tanto, en la que siento que aporto con cosas concretas, con un granito de arena, a aliviar la pena y desazón con la que las personas agredidas llegan frente a mi.

Espero con paciencia yo también, volver a tener el lugar que dejé al enfermarme, ese lugar premiado con elogios y palabras de apoyo. A veces es necesario recibir estímulos, recibir el cariño verdadero de quienes te conocieron sana, siempre con la dispocisión para ayudar y lograr una acabada manifestación de mis atributos.

Extrañaba escribir en este sitio, extrañe mucho a mis amigos, con los que retroalimentamos nuestra pasión por las letras, con los que logramos hurgar en sus sentimientos y, por cierto, en los míos también.

Me doy la bienvenida, me doy la oportunidad de reintegrarme y revertir cualquier comentario que podría haber salido de personas que no me conocen y que no hacen más que hacer daño y poner en el tapete situaciones falsas, las que son difíciles de manejar, en resumen, lograr ponerles un tapabocas, que se traguen sus palabras y que tengan que reconocer que no me estaba haciendo la enferma.

5 comentarios:

manu dijo...

la gente dice muchas tonterias...por no decir boludeces (perdón por por la palabra, pero ciertas cosas me molestan mucho), con lo cual, ni hay que molestarse en ellos.

me alegro que poco a poco te vayas sintiendo plena y que te sientas entera.

me pone conento que vuelvas a escribir por acá y andes con todas las pilas.

un beso grande mona

noelia dijo...

Solo una cosa mi niña no hace daño quien quiere , sino quien puede..... con esto te digo todo....
me alegro que vayas recobrando en pequeñas pincelad tu vida...
un besote enorme, te echaba de menos

Clarita dijo...

Mona no sabes cuanto me alegra volver a leerte, te eché mucho de menos, de veras!!
Jamás hagas caso de lo que digan malas lenguas, no merece la pena ni mencionarlos!!

Un requetebeso enormemente enorme,¡¡¡hoy estoy feliz por leerte!!!
Te doy la bienvenida yo tambíen, por cierto ya se poner lo de las letritas que se mueven, a ver si coincidimos y te lo cuento
Un besote cielo

Jovimo dijo...

Que rico saber que estas de vuelta tu misma, el que sincronicé a la par tu mente y cuerpo es señal de una notable mejoría.
Me alegra ese cambio en tu trabajo, creo que empezar de nuevo te servirá para renacer y comenzar de cero.

Un abrazo afectivo y mucha suerte.

decisiones para la vida dijo...

- Esperado Manu: Muchas gracias por tus palabras y te perdono por esa palabrota, jeje, supieras como mi boquita hermosa dice muchas de esas... jeje. Estoy tratando de reintegrarme en todas las actividades que dejé por tanto tiempo. De a poco comenzaré a leer a mis amigos queridos y a comentarlos como se merecen. Un abrazo fuerte "che".

- Querida Noelia, es efectivo lo que dices y lo mejor es que cada una de esas repudiables personas han tenido que comerse sus palabras, los castigos los vivimos acá en la tierra y casi siempre son justos, ¿verdad?. Un beso gigante.

- Clarita hermosa: siempre tan tierna tú, Paulita debe ser tanto o más tierna que tú, se le ve en su carita. Gracias por extrañarme y leerme con tanta generosidad. Gracias por tu hermoso comentario en tu bello espacio. Muchos besos y abrazos para ti y Paulita.

- Mi querido amigo Jovimo, como siempre alentándome a ser mejor, siempre son buenos los cambios y espero que este me haga renacer por fin... Te quiero mucho.

Mona