viernes, 21 de noviembre de 2008

Una copa de vino blanco


Algunas copas de vino blanco han hecho estragos en mi cabeza. Veo luces y estrellas en la habitación. Mi hermana escribe y escribe, publica y publica.

Mi creatividad ha renacido. Sueño con volcar todo mi interior en estas virtuales páginas. Sueño despierta poder de una vez por todas, empezar a plasmar todo lo que está atrapado en mi cabeza, que no es poco. Miles de ideas diariamente, a cada minuto, a cada hora se agolpan y me veo imposibilitada de concretarlo.

La próxima semana me entregan a mi bebé (mi notebook) quien se encuentra enfermito y me comprometo a producir todo lo que se insinúa en mi mente, todos los cristales que minuto a minuto van destellando luces brillantes, últimamente acalladas, pero no por no querer, sino por no poder.

3 comentarios:

JOSE EDUARDO dijo...

Ansioso espero tu regreso y poder gozar de tu tan nutrida literatura...

manu dijo...

muy bueno saber que el problema de la computadora tiene solución.

pero mejor es saber que tu creatividad se encuentra en un punto alto de la ola.

que tengas un buen lunes.

saludos!

decisiones para la vida dijo...

Gracias por la buena onda, la verdad es que mi creatividad está bastante nutrida, al igual que mi cuerpo, jeje.
Espero no defraudarlos...
Cariños grandes,

Mona