jueves, 25 de septiembre de 2008

Nutrición literaria

En esta época, todo el mundo se empieza a preocupar de la apariencia física, de los rollitos que no queremos que se nos vean, etc. Todo un tema nutricional complejo. Me pregunto ¿alguna vez alguien se ha preocupado de la nutrición literaria? ¿Alguien alguna vez ha intentado hacer una tabla con el aporte calórico de cada letra, verso o estrofa? ¿Alguna persona habrá quizás indicado de qué fuente nutricional de las letras se podrá sacar la vitamina de la creación, el carbohidrato de la pluma o las proteínas del papel (en este caso PC o notebook)?
Creo que no estudiaré trabajo social el próximo año, me dedicaré a estudiar nutrición literaria. Es necesario tener fuentes que nos ayuden a buscar el equilibrio que alimenta el alma, el espíritu.

3 comentarios:

JOSE EDUARDO dijo...

Estoy de acuerdo contigo, creo que lamentablemente sufrimos de obesidad morbida intelectual, por no tener una buena nutricion literaria.
Lo importante y vital que es quemar grasas de sedentarismo con un buen programa de pilates poeticos y abdominales de historias contemporaneas, sumados a la automedicacion de libros, que ayudan a motivar nuestro intelecto, repercutiendo en un diagnostico positivo para nuestro vocabulario, dicsion y letra.

PD: Yo estoy tomando "correctionplus"

Mi Ser dijo...

Mal de Muchos Cura de Pocos...

Será que están vencidos los medicamentos?....

Será que la discapicidad Literaria es más generalizado de lo que creemos?...

Mi Ser...


Yo Sólo Brindo!!! :P

decisiones para la vida dijo...

Así es mi ser, de hecho las cápsulas de la sabiduría están archi vencidas y más encima la silla de ruedas que lleva ese peso tiene las ruedas ponchadas...
Un beso y muchas felicidades a ti y a ella.
Mona