lunes, 25 de agosto de 2008

Aquellas pequeñas cosas...

Hoy amanecí contenta, no sé por qué. A pesar de los muchos inconvenientes que aún persisten. Este grato estado me hace pensar en lo afortunada que soy, no puedo dejar de valorar la buena vida que llevo.

Uno puede ser tan feliz con cosas tan insignificantes: cuando estás que te haces y puedes ir al baño, cuando no tienes un cinco y te llega platita del cielo, unas pocas lucas que te hacen ser feliz, cuanto tu hijo te dice "te amo mamita", cuando un trabajo te sale bien y te felicitan, cuando tu mamá se siente orgullosa de ti, cuando haces el amor con amor, cuando te das cuenta que se oscurece más tarde, cuando ves los arbolitos comenzando a florecer, cuando te regalan un alfajor de chocolate blanco, cuando todos en la oficina salen y te quedas solita...

2 comentarios:

Isa dijo...

Hola... No es primera vez que visito tu blog, pero si la primera que atrevo a escribirte un comentario.. lo hago en este post, porque me parece tan hermoso.. esa es la verdadera felicidad.. esas cositas.. que forman parte de nuestra vida.. ese sentir tn rico que nos regala cada amanecer..
Me gusta mucho este post...
Saludos...

decisiones para la vida dijo...

Isa, yo también te he leído mucho, tienes un gran talento, al igual que Patty, estas almas que andan deambulando y finalmente se juntan... más temprano que tarde.
Muchas gracias por visitar este sitio impreganado de mi intimidad.
Un abrazo apretado,
Mona