martes, 12 de agosto de 2008

Olimpíadas de deportes versus Olimpíadas de la muerte

El viernes 8 de agosto, mientras en Beijing, a pocas horas de su inicio, se realizaban los últimos preparativos para la gran fiesta de inauguración de las Olimpíadas, Georgia preparaba un ataque aéreo, con misiles contra la ciudad de Tsjinvali, en Osetia.

Contrastando con este hecho atroz, en China, a pocas horas de ocurrido esto, todo era expectación y felicidad, ese glamoroso día viernes 08-08-08, a las 20:08 hrs, durante 88 minutos, comenzaría el tan preparado y ansiado show, mientras en Tsjinvali, a la hora de almuerzo ya llegaban los primeros impactos, a su vez, Rusia al enterarse de este ataque arremetió contra los primeros atacantes, provocando lo que todos ya sabemos. Comenzaba una nueva guerra, otra incomprensible decisión de algunos hombres, otra vez tendremos que llorar la muerte de niños, abuelas, madres, padres, niñas, abuelos, mujeres. Seguramente, se reclutarán a jóvenes para que defiendan, no sus vidas, sino los intereses de unos cuantos.

Seguramente, de nuevo tendremos que soportar la presencia del gran defensor de las guerras, del procurador eterno de los conflictos del mundo, del gran dueño del mundo, al que no voy a nombrar por temor a que provoque una acción bélica en este pacífico sitio.

Las naciones unidas no pudieron detener este aberrante hecho porque "no estaban todos su miembros de acuerdo". No puedo entender en qué cabeza puede estar siempre la semilla del enfrentamiento, la poca capacidad para negociar y tratar de llegar a algún acuerdo, aunque sea medianamente satisfactorio para todos, no entiendo como hay personas que no tengan ni el más mínimo aprecio por la vida, pero por sobre todas las cosas, por la vida de los inocentes, de los que no quieren morir porque no han empezado todavía a caminar, de mujeres que no podrán entender por qué sus compañeros ya no están más a su lado, o las casas que habían construido con esfuerzo y amor, están en el suelo, convertidas en escombros o en cenizas.

Esto es una protesta que viene desde el centro de mi vientre, incontenible.

3 comentarios:

Mi Ser dijo...

Apoyo tus letras con convicción clara de minorías...
Quizá con temor de actuar con dignidad frente al poder...
Pero con la Fe Firme en los cambios del Amor por el Hombre.

Luzjuria dijo...

Hay manita, si el mundo fuera justo y nos miraramos como hermanos de verdad, no tendriamos que llorar perdidas de vidas inocentes, lamentablemente muchos piensan sólo en los intereses personales, olvidando a las personas ...

Un beso, te quiero mucho

JOSE EDUARDO dijo...

Tengo fe en que el pensar del mundo cambie en 180º, se que sucedera pronto, se tambien que tiene su sacrificio, pero si todos damos una señal a favor, sera mas facil.