miércoles, 13 de agosto de 2008

Falsedades

Tenderíamos a pensar que oriente, por su milenaria cultura, debiera tener superado el tema de la belleza física, de la superficialidad que aqueja desde siempre a occidente. Siendo una civilización tan espiritual, con tantos arraigos cabalísticos, supersticiosos y religiosos, con tanta rigidez en su estructura, en la enseñanza de sus hijos, en la defensa de su idiosincrasia. Es difícil entender lo sucedido la noche inaugural de las Olimpíadas, por un lado el tema de la guerra, del que ya realicé mi desahogo algunos posts atrás, y por otro este fraude. ¿Entenderá Yang Peiyi, "la fea", a sus poquitos 7 años, por qué su cara no era la apropiada para estar sobre el escenario?. Se mirará en el espejo y se preguntará qué problema puede provocar en las personas el que le estén saliendo sus dientes y que probablemente no estén tan derechos como los de Lin Miaoke. Por lo demás esta etapa en los niños es normal y bastante graciosa, pero que no altera para nada el timbre de voz, la entonación, la afinación, la dulzura de su canto o la gracia de sus movimientos.
¿Será que da lo mismo el sentir de esta niñita con voz de ángel?. Es probable que este hecho aún no afecte su corazón, su alma, pero tarde o temprano dejará un hueco enorme en su autoestima, cuando crezca y se de cuenta de la verdadera razón de la suplantación.

Mirando desde el otro lado, ¿qué mensaje estará elaborando Lin Miaoke en su interior? ¿Serán los valores de altruismo y humildad los que se arraigarán en su camino a la adultez? ¿Habrá entendido por qué no fue su voz la que salió por los parlantes? ¿Conocerá a Yang? ¿Será su belleza física la que cobrará mayor importancia en su vida?

Sigo protestando desde el vientre.

4 comentarios:

Mi Ser dijo...

Falsedades....

Un discurso a la verdad... el desnudo cinico de los valores... la hiprocía en la dignidad fingida... quien entiende no?...
Que con tan poco tanto es el daño... que con tanto daño es tan poco el remedio... que el remedio no existe cuando es del sentir...

Mi Ser...

Luzjuria dijo...

No entiendo, se supone que, como tu lo dices, es un pueblo místico ¿dónde dejaron toda su palabrería, de la belleza interior? ¿cuanto daño ya produjeron en es pequeña niña? Hermana, sin la alegría de ser madre, la acompaño en su protesta desde el vientre.

Un abrazo,

Luzjuria ...

loslibros dijo...

Triste.

JOSE EDUARDO dijo...

Falsedad parece ser el nuevo alimento de algunos, ¿Hasta donde puede llegar el ego por ser perfectos?
Por que no se preocupan mas de descontaminar el sucio aire de su ciudad, a invertir en tanta tecnologia para la diversion egolatra.