jueves, 23 de octubre de 2008

Etérea soledad


Directo desde tu escondite
te presentas frente a mi, tentándome.
Invisible, manipulas los espacios a tu antojo,
Furibunda, estrechas tu velo en mis dudas,
orgullosa de la eficacia de tu ardid.

Ejecutas, danzarina irreverente,
el mejor de tus grandiosos remolinos
Reboloteas provocando mi mareo y mi desmayo.

Mi último tezón te tambalea,
pero te levantas con más fuerza todavía,
abrumando mi sudor con tu desplante.

Dime cuándo dejarás de aturdirme,
hasta cuándo me seduces sin piedad,
no permites que mi sombra me acompañe,
no imaginas la potencia de tu clamor.

Veré la luz entrar por mis cortinas,
anhelando no te cueles por sus fibras,
ignorando tu llamado persistente,
escuchando el latir de mis presagios.

3 comentarios:

Alatriste dijo...

Gracias por llevarte mi chapa a tu blog y por las palabras tan cariñosas que me dejaste en el mío. Tú puedes seguir leyéndome sin problemas. Je, je, je.
Escribes muy bien. Este poema me encantó y eso que odio la soledad.
Un beso muy grande y estoy de tu lado.

Mi Ser dijo...

Aletea cual mariposa….
Sacude las intuiciones y abrígales de esperanzas…
De hermosos sueños que realices mañana….
De olorcito a amanecer…. Y café preparado…

Los Tiempos tardan… pero llegan con todo y sus melancolías….
Si pudieses escoger….
Cuanto más nos faltaría por conocer verdad?....

Un Abrazo de Calidez…
Mi Ser.

decisiones para la vida dijo...

Muchas gracias Alatriste, estoy a punto de pedirte hasta tu nick, pero el mío sería "La otra ala triste" jeje. Tu piso me fascinó, está tan lleno de detalles lindos, de verdad te felicito.
Debes perdonarme, porque algunas veces me ataca la estitiquez mental y no escribo nada en mucho tiempo, ni siquiera leo.... oops.
Has sido un gran descubrimiento.
Un abrazote,
Mona