domingo, 1 de febrero de 2009

Píldoras para dormir

Se supone que los somníferos tumban, a quien los tome, de bruces en la almohada, prácticamente se toman y es un verdadero mazazo en la cabeza. Sin embargo, hace casi un mes que los tomo y el mazazo me dura sólo 3 horas, a pesar de que me subieron la dosis. Luego de eso, despierto después de las primeras tres horas transpirando y con sed, tomo un vaso de agua, me acuesto y sigo durmiendo... luego a las dos horas nuevamente despierto, por cierto, con bastante menos sueño que la anterior, pasadas dos horas más y, si no he tenido alguna pesadilla que me despierte antes, simplemente abro los ojos y ya no puedo conciliar el sueño.

Lo más terrible es que me levanto a una hora prudente, pero ando somnolienta por varias horas, lo que me impide realizar las labores de la casa, aunque mi doctora me ha dicho que necesito sólo dormir y descansar, con niños es bien difícil de obedecer, sobre todo cuando se tiene a una madre avanzada en años, que no gusta de realizarlas y que se complica al atender niños adecuadamente.

Las ganas que siempre he tenido para funcionar como corresponde, han ido mermando con el correr de los días, ya no me entretienen los hobbies que siempre me han acompañado: leer, escuchar música, salir de compras, etc. Me pregunto: ¿Estaré pasando por otra etapa en mi enfermedad? ¿Se estará acentuando esta enfermedad que me acompaña desde siempre?
Con el paso de los días, muchas veces pienso si tiene sentido estar siguiendo un tratamiento, si es un tema congénito y volveré a caer en un par de años o meses quizás. Lo único que sé con certeza es que sólo quiero dormir y si fuera posible, para siempre.

3 comentarios:

Luzjuria dijo...

Manita calma, ya daran con el medicamento adecuado que deje tu cuerpo y espiritu durmiendo cuando y cuanto corresponda, no apures un proceso que es lento, te quiero manita

un besote

PD Arregle el internet y el calefont jajajaja

Ñamku dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
decisiones para la vida dijo...

Gracias mi querida manita, pero en el intertanto me desespero y me angustio.

Yo también espero que la doctora de luego con la dosis correcta, es una tortura que llegue la noche.

Besitos somnolientos,

Mona