sábado, 7 de febrero de 2009

Una quimera

En todos los temas de dinero, a veces nos topamos con imprevistos que nos dejan boquiabiertos. Hace algunos años abrí una cuenta corriente en un banco muy prestigioso de Chile, pensando que con mi sueldo, que hasta ese momento me alcanzaba justo para todos mis gastos y que finalmente se ha vuelto una pesadilla, podría hacer y deshacer con mi hermosa chequera. Aparte, la ejecutiva que me atendió, me juró que el dichoso banco no me cobraría ni por mantención, porque entraba en un convenio por trabajar donde trabajo, ni tampoco impuestos ni intereses comunes.

Al pasar del tiempo, me fueron ofrecidos muchos más productos, siempre con la promesa de no cobrarme nada. Como una tonta los acepté uno a uno, encontrándome cada vez que revisaba mi cuenta en internet, con un montón de cobros con unas glosas inentendibles. Primero me dijeron que no pertenecía al tal convenio por un "error administrativo" de ellos, obviamente no se me devolvió ni un sólo peso por este "error". Al pasar del tiempo, cada vez eran más y más los cobros.

Cabe señalar, que en mi vida había tenido un protesto de mis cheques, siempre eran pagados a tiempo, salvo hoy, que después de depositar un monto considerable en la cuenta, me encontré con TRES CHEQUES PROTESTADOS, como nunca había tenido nada que se le pareciera, se me revolvió el estómago. No sé si las personas a las que les pagué con esos cheques se quedaron sin su dinero y tampoco sé cómo entregárselos, si realmente fue así.

Fue un sueño poseer una chequera de un banco tan importante, pero ahora no hallo las horas de poder cerrarla y dejar de regalarles mi dinero, que nunca ha sido mucho, pero con el que me desenvolvía perfectamente, antes de este desbarajuste. He escrito miles de correos para poder solucionar mi desastre financiero, pero no he recibido ninguna respuesta, ni menos una solución.

Finalmente, la quimera de pertenecer este banco, se transformó en una pesadilla peor que la película.

1 comentario:

De Angel a Hombre dijo...

Business and Business querida amiga, siempre es grato ser atendido por una linda ejecutiva que te plantea este universo monetario, tan seguro y rentable como tus sueños, pero lamentablemente te siegas a leer la “Letra Chica” Esa que no te informa la bella dama, que al final se transforma en un sin fin de intereses y seguros que de nada te alludan, la idea es robarte a deshoras.

Besos...